Dieta Disociada

Septiembre 17th, 2010

La Dieta disociada una forma fácil de perder peso

Dentro de las dietas más en boga y famosas en la actualidad tenemos el grupo de las Dietas Disociadas, dietas de las que existen múltiples versiones y multitud de libros con ellas como base.

Por ejemplo dentro de las dietas disociadas tenemos las que son disociadas por completo, es decir como la Dieta Atkins o la Dieta Montignac en la que no se permite tomar determinados tipos de alimentos durante todo el periodo de duración la dieta, o el grupo de las dietas disociadas por comidas, de las que vamos a hablar hoy, que son las dietas en las que no existe límite de cantidades que tomar pero sin embargo si hay que tener muy en cuanta su distribución a lo largo de las 24 horas del día.

No obstante, estos tratamientos, aunque sean de corta duración y no presenten inconvenientes, no deben repetirse demasiado a menudo ni durante largos periodos de tiempo.

El desayuno suele ser sólo de fruta, el almuerzo a mediodía es una comida hiperglucídica en la que se permite el consumo a voluntad de pan, pastas, arroz, patatas, farináceos, azúcares y legumbres, excluyendo totalmente los alimentos hiperproteicos como carnes, pescados, huevos, leche y quesos. La cena, por contra es hiperproteica, por ello debe ser exactamente lo contrario, es decir están permitidos en ella cantidad a voluntad carnes, pescados, huevos, leche y quesos y totalmente prohibidos los hidratos de carbono como pastas, pan, arroz, patatas, farináceos, azúcares y legumbres.

Está rigurosamente prohibido invertir el orden, es decir comer para desayunar lo que está permitido para la comida y viceversa.

Una cena rica en hidratos de carbono es perjudicial para una buena funcionalidad hepática, puede contribuir a aumentar los valores de colesterol, de los ácidos grasos y de la lipemia, puede dificultar el reposo nocturno y ser responsable de: pequeños malestares matutino, una boca pastosa, lengua sucia, mal aliento, cefalea y cansancio.

Lo fundamental en este tipo de dieta es repartir los alimentos diarios en 5 ó 6 comidas y sin tener en cuenta, como sucede con la mayoría de los regímenes las cantidades que se consumen.

La dieta disociada tiene como base el hecho que cada grupo de alimentos necesita de un PH distinto en el estómago para ser digeridos de forma correcta y para hacer una adecuada asimilación de los nutrientes. Por ello, las combinaciones de determinados nutrientes hechas de forma errónea causan acidez y además te llevan a engordar.

Esta dieta disociada  está centralizada en el consumo de proteínas que bien combinadas eliminan el exceso de grasa y evitan la sensación de hambre, no produciendo el temido efecto rebote.

Aquí tienes un ejemplo de menú básico para una semana de la Dieta Disociada:

Día 1

Desayuno
2 rodajas de piña natural
1 vaso de zumo de naranja

Media mañana
2 piezas de fruta

Almuerzo
Ensalada vegetal
Patatas y verduras al horno
Infusión al gusto

Merienda
Dos piezas de fruta  o jugo de fruta natural

Cena
Caldo de pollo sin grasa
Carne magra a la plancha
Infusión al gusto

Día 2

Desayuno
2 rodajas de piña  al natural
1 vaso de zumo de piña natural sin azúcar

Media Mañana
2 piezas de fruta

Almuerzo
Ensalada verde con espárragos y berros
Un plato de pasta con tomate
Infusión al gusto

Merienda
1 vaso de zumo de piña natural

Cena
Caldo vegetal casero
2 o 3 rodajas de piña natural
1/2 Pollo al horno sin piel
Infusión al gusto

Día 3

Desayuno
2 huevos revueltos con jamón serrano

Media mañana
2 piezas de fruta

Almuerzo
Ensalada verde con limón y un chorrito de aceite
arroz con verduras
Infusión al gusto

Merienda
6 nueces troceadas

Cena
1 Filete de pescado blanco a la plancha
Verduras salteadas

Día 4

Desayuno
2 trozos de piña natural y un zumo de naranja

Media Mañana
6 nueces troceadas

Almuerzo
Acelgas hervidas al vapor, aliñadas con un poco de aceite y vinagre
Empanada de pisto
Infusión al gusto

Merienda
1 vaso de zumo de piña natural y 2 piezas de fruta

Cena
Caldo de pollo desgrasado
1 plato de jamón serrano sin la grasa

Día 5

Desayuno
1 kiwi
1 zumo de piña natural, sin azúcar

Media mañana
1 kiwi
1 manzana

Almuerzo
Ensalada de tomate
Patatas y verduras hervidas
1 infusión al gusto

Merienda
Zumo  natural de frutas cítricas

Cena
Verduras al vapor con una cucharadita de aceite de oliva
Una tortilla de dos huevos y pollo al horno

Día 6

Desayuno
2 manzanas
1 Jugo de piña natural

Media mañana
6 nueces troceadas

Almuerzo
1 plato de alcachofas salteadas con ajitos y espárragos y patatas hervidas

Merienda
2 frutas al gusto

Cena
Filet de pescado aliñado con limón y aceite de oliva
Espárragos blancos salteados con ajo
Infusión al gusto

Día 7

Desayuno
Café solo sin azúcar y dos rodajas de piña

Media mañana
50 gr. de pavo cocido
Infusión al gusto

Almuerzo
Caldo de verduras casero sin grasa
un plato de pasta con tomate y verduras
Infusión al gusto

Merienda
1 fruta
Infusión al gusto

Cena
Caldo de pollo casero sin grasa
1 filet de carne roja magra a la plancha
Infusión al gusto


© 2010, Super Delgada. All rights reserved.
Para publicar parte de esta noticia, debes colocar un link hacia Super Delgada como la fuente original.

Etiquetas: , , , , ,

Envía tu comentario.

Categoría: Dieta disociada