Liposucción ultrasonica

Mayo 22nd, 2010

La liposucción mediante ultrasonidos:

¿Qué es?, ¿De que se trata?

Lo primero de todo es diferenciar entre los dos métodos que utilizan los ultrasonidos como tartamiento para eliminar la celulitis, por un lado tenemos: la cavitación que los utiliza, (los U.S), como tratamiento estético, sin ser un método quirúrgico, puesto que es aplicado externamente y no es invasivo. Por otro lado tenemos la liposucción ultrasónica, o LAU (liposucción asistida por ultrasonidos), que es un procedimiento que utiliza estas ondas sonoras de alta frecuencia, a 22.500 herzios, esta es la frecuencia en la que se emulsiona la célula grasa, haciendo posible su aspiración y en cambio no se rompan los tabiques de sujeción de la piel, las arterias, venas y nervios.

Con esta técnica se pueden aspirar grandes volúmenes de grasa sin que haya perdida de sangre. También es muy útil para aspirar la grasa donde está más endurecida como es: a nivel del estómago y a nivel de la espalda y de zonas más difíciles como: mentón, cuello, pómulos, rodillas, pantorrillas y tobillos.

Con la liposucción ultrasónica no solamente emulsionamos y aspiramos la grasa, si no que también, el resto de adipocitos que está alrededor y que no hemos aspirado, recibe onda ultrasónica, aunque a menor intensidad, haciendo que después se remodele y acabe dando la forma deseada.

Generalmente sirve como complemento de otro tipo de liposucción: la liposucción tumescente, es un método en el que se inyecta una solucion expecífica en las zonas con celulitis ayudando a su mejor eliminación, con una menor invasión y sangrado.

La liposucción con U.S se utiliza para pacientes a los que es necesario realizarle un contorno corporal más preciso.

Procedimiento utilizado:

La liposucción asistida por ultrasonido utiliza las ondas sonoras ultrasónicas para: licuar los depósitos de grasa y cambiar su estado de sólido a líquido. Al combinarse con la inyección de líquido tumescente, la grasa líquida se emulsiona, lo cual facilita su eliminación.

1) Inyecciones de líquido tumescente

El primer paso en el procedimiento de liposucción ultrasónica es la inyección, en la parte del cuerpo que se tratará, del líquido tumescente: es una mezcla de tres; anestésico local (lidocaína), una droga que contrae los vasos sanguíneos (epinefrina) y una solución salina intravenosa. La lidocaína en la mezcla ayuda a entumecer el área durante y después de la operación, la epinefrina en la solución ayuda a reducir la pérdida de sangre, la cantidad de moratones y el grado de hinchazón que acompaña a esta cirugía. La solución salina intravenosa ayuda a extraer la grasa con mayor facilidad, succionandola junto con ella. Esto ayuda a evitar la pérdida de líquido durante el proceso de eliminación de la grasa y facilita la eliminación de los depósitos.

2) La aplicación de ondas ultrasónicas

Durante esta cirugía, el médico introduce primero una varilla metálica por unas incisiones que ha realizado previamente, (de 3 a 4 mm). Esta varilla emitirá unas vibraciones de alta frecuencia, bajo la piel. Estas vibraciones romperán las células de grasa, licuándola para que sea más sencillo extraerla por un procedimiento de succión. Gracias a la lipoescultura ultrasónica, la grasa se volverá más líquida y como consecuencia la extracción de esta grasa se realizará con mayor facilidad.

Beneficios de la eliminación de grasa utilizando U.S:

*La capacidad para tratar zonas que tienen depósitos de grasa más densa.

*Extraer volúmenes más grandes de grasa de una sola vez.

*Tensar la piel durante el proceso, lo cual la convierte en una excelente opción alternativa a la cirugía estética de abdomen o el lifting corporal, que tienen como objetivo eliminar el exceso de piel flácida.

*La LAU por su mayor precisión se uliliza frecuentemente después de una liposucción tumescente, como un método de “afinamiento”.

Riesgos de la liposucción ultrasónica:

Debido a que durante la liposucción ultrasónica se genera una gran cantidad de calor, existe un mayor riesgo de que se produzcan:

*Quemaduras,

*Ampollas

*Cicatrices.

(Un cirujano especializado en LAU y con experiencia en liposucción sabrá cómo evitar este problema, sin embargo, debe considerarse el peligro que implica).

*La afección llamada seroma, que ocurre cuando el cuerpo produce líquido en exceso para intentar llenar el vacío creado por el proceso de la eliminación de la grasa. Este líquido debe eliminarse continuamente con una jeringa hasta que la cavidad se haya cerrado.

Partes del cuerpo que se pueden tratar:

La liposucción ultrasónica se puede aplicar en todas las partes que trata la liposucción tradicional, pero proporciona excelentes resultados especialmente en zonas que requieren más precisión. El estómago, sobretodo los “michelines”, el tejido de las mamas masculinas, el mentón y el cuello, todas responden bien a la LAU; del mismo modo que lo hacen las zonas que anteriormente se han tratado con liposucción pero que necesitan un contorno corporal más preciso.

Para minimizar el riesgo de los efectos secundarios y para optimizar los resultados de la eliminación de la grasa, es fundamental buscar un cirujano plástico cualificado que esté específicamente capacitado en liposucción ultrasónica. La LAU puede ser un tratamiento de transformación si lo realiza un profesional cualificado.

En el postoperatorio es importante el drenaje linfático, al menos diez sesiones en días alternos para conseguir acabar de moldear todas las zonas tratadas y además para que baje la inflamación.

También es importante la colocación de una prenda de presoterapia, (una faja elástica), que nos de la forma deseada.


© 2010, Super Delgada. All rights reserved.
Para publicar parte de esta noticia, debes colocar un link hacia Super Delgada como la fuente original.

Etiquetas: , , , ,

Envía tu comentario.

Categoría: Tratamiento para la celulitis